ANTOLOGÍAS

EnContraDos (2021)

El proyecto titulado EnContraDos (Sonámbulos ediciones, 2021) ofrece un diálogo artístico entre 5 fotógrafas (María Alcantarilla, Carmen García Moreno, Lola Maleno, Mercedes Castro y Teodelina Dentry) y 5 poetas (Javier Vela, Gerardo Rodríguez Salas, Javier Bozalongo, Juan Carlos Friebe y Constantino Molina). Cada unx de sus miembros contribuye con 5 fotografías o 5 poemas inéditos.

Cada pareja, en mi caso dialogo con la fotógrafa Carmen García Moreno, trabaja libremente su diálogo: en el nuestro partimos de 5 fotos de Carmen, que escogimos atendiendo al motivo de la mirada por la mirilla de Alicia de Lewis Carroll. Nuestra sección, compuesta de 5 poemas y fotos sin título, tiene el título general ‘PERSIGUIENDO A ALICIA‘. El proyecto se presentó en la 39 Feria del Libro de Granada (2021).

PERSIGUIENDO A ALICIA

1

¿quién eres tú?

ensayas reverencias con los pies en el aire

desciendes lentamente mientras cuentas

hormigas

que susurran borrosos acertijos

redondos sueños que no fueron

murciélagos que comen gatos

narguiles que hacen humo de tu sangre

¿quién soy yo?

el humo transparente que hoy alarga mis piernas

quisiera ser tan alta como ella

pero no hay luz aquí

sólo letras que llueven tinta seca

lluvia de ayer

que no moja ni nombra

quieres saber quién soy

y giras tu objetivo

pero sigo cayendo

llego tarde muy tarde si es que llego

mis diminutos pies duermen distantes

sus pétalos recobran el color

y vuelan alto

aunque los creas muertos

aunque dejen atrás la fiesta y los zapatos

aunque llegue a su fin

mi cuento mi caída

¿quién eres tú?

el juego de unas letras casquivanas

2

no importa lo que digan

la luz viene de dentro

y derrama hacia arriba un hilo de oro

buscando una salida

a tantas sombras atrapadas

vuela hacia dentro

una cometa

en casa entre mis cosas

con ojos que recorren mi pasado

sin rumbo fijo

zozobro

en las aguas doradas del ocaso

y me derrito

embriagada en sueños acuosos

hundida

mientras vuela hacia dentro

la cometa

lejos del frío del cristal

de mis fantasmas

de la luz ahogada en un vaso cualquiera

que volverá a brillar

tal vez mañana

3

¿dónde muere la luz? ¿quién sabe dónde

se apaga el sueño? ¿dónde está el fusible

de la vida los dos ojos cerrados

que miran fijamente con pestañas

adustas dos peinetas que olvidaron

el baile y los zapatos y perdieron

el color anhelando disiparse

entre las sombras? ¿dónde está el jarrón

de alabastro que alberga en su interior

la esencia destilada de la grieta?

¿quién pedalea en el triciclo? ¿quién

huye de sillas sin dueño sin alma

dos sillas que ocupan la habitación?

dos sillas ¿cuántas sillas me persiguen?

son tantas ya las sillas tan desiertas

tan llenas de sí mismas tan lejanas

se dan la mano a veces y me miran

con sus ojos de infancia tan vacíos

quieren jugar conmigo para siempre

4

a veces soy un mito

la sombra de escayola que no brilla

la dama envuelta en mantos sempiternos

que no vuelan al viento

el nombre pegajoso de un millón

de mujeres lacadas como yo

en pedestales

a veces no me quedan manos

el niño es demasiado grande

para mí para todas

aunque sonrían

estos párvulos labios

aunque virgen me quieras

a veces soy tu Stella Maris

esperas que ilumine la tormenta

y proteja tus barcos de las olas

aunque no sabes

que el mar habita en mí

sigo sonriendo bajo el agua

a veces soy la dueña del infierno

decido tu destino con este escapulario

y vivo en llamas

aunque no arda mi ropa

aunque no veas

el fuego dentro

a veces soy tu mito

5

¿quién mira?

¿quién es el ojo de la cerradura?

¿quién ve pero no toca

no atraviesa la puerta en esta sala

de llaves infinitas?

serás eterna cómeme

bébete niña

ahógate en tus lágrimas gigantes

en las letras que giran y no ves

en el bosque sombrío de las cosas

sin nombre gira da la vuelta

a tu blanco dolor que baila al fondo

con zapatos a juego al borde de la nada

tras sonrisas armiñadas de niebla

¿quién baila?

¿cuántas piernas no bailan?

¿cuántas yacen tendidas sobre párpados sepias?

giran las letras en el sumidero

de la memoria

se pierden los acordes

que ya nadie recuerda

porque sobran palabras

pero los pies no dejan de bailar

y tú cierras los ojos

¿quién mira

ahora?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s